Soberanía Alimentaria para salir de la crisis

Soberanía Alimentaria para salir de la crisis

Soberanía Alimentaria es una demanda y una propuesta de la CTA Autónoma a través de la campaña “Distribuir la riqueza para salir de la crisis”.

El acceso a una alimentación saludable es un derecho humano básico, al que no accede la mitad de nuestra población adulta y el 60 por ciento de niños, niñas y adolescentes. Esto es posible porque hoy en día los alimentos están sujetos al lucro especulativo.

La Soberanía Alimentaria es el núcleo de cualquier principio básico de justicia social. Y requiere en lo concreto, que se independice la producción, el transporte y la comercialización de alimentos de las cadenas globales de especulación financiera. Por eso, proponemos avanzar en esta dirección, dando prioridad a los pequeños productores y comercios de cercanía.

En la esfera de la producción: impulsar la creación de un millón de chacras mixtas combinadas con la industrialización del campo, planificada y federal. Esto daría soberanía alimentaria regional y capacidad de exportación de alimentos sanos, saludables, con trazabilidad y artesanales, que es lo que la Argentina y el mundo demandan actualmente y lo harán a futuro.

En la esfera de la logística: dar prioridad en el abastecimiento a la pequeña producción de cercanía, mientras que en el eslabón de comercialización se debe garantizar el comercio justo. Para lo cual es necesario, reemplazar en el mercado interno el capital concentrado extranjero -preponderante en los supermercados-, por capital público que garantice el abastecimiento justo.

En materia de exportación de alimentos debe declararse de interés y utilidad pública aquellos sectores económicos que resulten centrales para enfrentar la crisis alimentaria. Un ejemplo claro de este aspecto, es la empresa Vicentin, cuya intervención está en marcha, pero su definitiva expropiación se encuentra en suspenso. El caso Vicentin resolvería además la necesidad de una empresa estatal con capacidad de regular los precios internos.

La Soberanía Alimentaria sólo es posible con la presencia fuerte de un Estado presente, que priorice el abastecimiento del mercado interno, con calidad y a precio justo.