La CTA homenajea a los abogados secuestrados y desaparecidos en la “Noche de las corbatas”

Hugo GodoyEl 7 de julio no es un día más para los abogados laboralistas, es un día conmemorativo de aquellos abogados que decidieron poner su vida y profesión al servicio de los trabajadores. Es el día apodado por los genocidas como “la noche de las cobatas”, en alusión a la profesión de los secuestrados que en su mayoría eran abogados. La CTA los homenajeó en su día.

El secretario General de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, participó del acto homenaje que la Asociación Judicial Bonaerense (AJB-CTA A) brindó a los abogados y trabajadores judiciales secuestrados, asesinados y desparecidos, víctimas del terrorismo de Estado durante la última dictadura militar.

Fue en la sede del Poder Judicial de Mar del Plata. A 39 años de la denominada “Noche de las corbatas”, los trabajadores judiciales de la AJB -nucleada en la Federación Judicial Argentina- homenajearon a los cientos de abogados y trabajadores judiciales que sufrieron en carne propia el genocidio perpetrado por la última dictadura cívico-militar.

El principal orador del acto, Pablo Abramovich, Secretario General de la AJB, recordó a quienes desde el ámbito judicial buscaron defender los Derechos Humanos. Como contrapartida denunció la complicidad con la dictadura de muchos jueces: “Algunos todavía siguen en sus puestos, impunes”.

El secretario General de ATE, Hugo Godoy agradeció la invitación y destacó la lucha de la AJB en defensa de los derechos de los trabajadores y de las víctimas del terrorismo de Estado.

Entre la noche del 6 y la madrugada del 8 de julio de 1977 fueron secuestrados por un grupo de tareas los abogados Norberto Centeno, Salvador Manuel Arestín, Raúl Hugo Aláiz, Camilo Ricci, Carlos Bozzi, y Tomás Fresneda. A ellos se agregaron José Candeloro y su esposa Martha García, secuestrados el 13 de julio en Neuquén, y llevados a Mar del Plata. Además se secuestró a la esposa de Fresneda, Mercedes Argañaraz, embarazada de cuatro meses; a María Esther Vázquez de García; a su esposo Néstor Enrique García Mantica y a José Verde y su esposa. Todos fueron torturados y sólo sobrevivieron Ricci y Bozzi, Martha García -esposa de Candeloro-, Julio Verde y su esposa.

A partir de 2004, y por una iniciativa del Colegio de Abogados de Mar del Plata, la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) estableció el 6 de julio en todo el país como el “Día Nacional del Abogado Víctima del Terrorismo de Estado”, que suman cerca de 120 profesionales.

Además, la Corriente de Abogados Trabajadores, se refirió al día del abogado laboralista: “es el día en el que reafirmamos nuestro compromiso y defensa de las libertades democráticas por la recuperación de los sindicatos y cuerpos de delegados; por la libertad y la democracia sindical, por el derecho a protestar, el derecho inalienable a todo trabajador de organizarse y ejercer la huelga y contra la represión de la protesta social, contra todo tipo de explotación y opresión”.

Por su parte, Horacio Meguira, Director del Departamento Juridico de la CTA A dijo: “Ser abogado de trabajadores es consecuencia de la conciencia no de la sapiencia. No se trata sólo de pensar, sino de “pensar desde…” y “pensar para”. Somos consecuencia de un pensamiento afectado por la conciencia. Ser sólo un abogado laboralista es una condición y una especialidad profesional. A Centeno lo mataron por tener un pensamiento afectado, por su compromiso de clase”.

En relación a Centeno agregó: “No fue ni por sus condiciones de exquisito jurista, ni por sus hábiles prácticas tribunalicias, ni por sus capacidades de asesor sindical. Fue, justamente, por su concepción que lo llevó a hacer y practicar derecho desde los derechos de una clase social”.

* Equipo de Comunicación de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA)