Víctor Mendibil: “La democratización de la Justicia fue una iniciativa de la CTA”

Víctor Mendibil: “La democratización de la Justicia fue una iniciativa de la CTA”

mendibil400“Desde la Central venimos pidiendo un Consejo de la Magistratura con participación popular porque ahí no están los banqueros, están los vecinos. Alentamos a que miles de argentinos opinen y participen, será de la única manera que se logre una justicia más democrática”, dijo en diálogo con ACTA el cosecretario general de la Federación Judicial Argentina (FJA-CTA), Víctor Mendibil. Pase y lea.

-A 30 años de la vuelta al sistema constitucional en la Argentina, ¿qué es lo que queda pendiente en el sistema judicial?

- Bueno, una cantidad de temas están pendientes, en la justicia argentina en muchos ámbitos ya sea jueces de primera instancia, cámaras, tribunales; hay jueces y juezas que tuvieron responsabilidades durante la dictadura militar que fueron cómplices del secuestro, desapariciones con su silencio y esa es una rémora muy importante que tiene los 30 años de democracia. A algunos de esos jueces se les han pedido juicios, políticas de destitución y lamentablemente el Consejo de la Magistratura ha archivado esas causas. Otros, como en Mendoza sí han sido removidos.

Junto a esta situación de jueces comprometidos con la dictadura, también están las estructuras que deben colaborar con la justicia como ser el Servicio Penitenciario. Hoy si hay una tortura sistemática en la Argentina, es en el Servicio Penitenciario y es un mecanismo de degradación de ciudadanos, muchos de los cuales ni siquiera están condenados. Hemos constatado la aplicación de torturas con picana eléctrica. También una parte importante de la policía argentina que aplica los métodos de la dictadura, en esta etapa para disciplinar a nuestros pibes, para tratar de llevarlos a niveles de corrupción o que roben para ellos. En ese sentido, la deuda que tiene la democracia en la democratización de la justicia es muy importante.

-Hablando justamente de la democratización de la Justicia, un tema muy en boga en este momento, en realidad es una iniciativa que, entre otras instituciones, llevó adelante la CTA, ¿podés contarnos un poco la historia?

- Claro, la Federación Judicial Argentina integra la CTA desde su nacimiento, nosotros desde Burzaco para aquí somos parte de la construcción de la Central y ese espacio que se abrió plural, democrático, de clase, uno de los temas que instaló fue el tema de la justicia, instalamos que no era un tema de los abogados solamente, que era un tema de toda la sociedad y así fue que desde el primer Congreso en el Luna Park hace ya casi 20 años, se trató, en comisiones específicas el tema de la justicia y en todos los congresos posteriores también. De ahí surgieron varias iniciativas como los Consejos de la Magistratura con participación popular.

-¿Cómo funcionan estos Consejos?

- Quién elige a los jueces: los eligen los partidos políticos, entonces dos para el que gana y uno para el que pierde, lo elige el obispo, lo elige el militar de turno, el gobernador de turno o participa el conjunto o lo elige la sociedad para que el que llegue a juez llegue realmente con un compromiso con el conjunto de la sociedad, o sea, un juez debe ser independiente, si no llega comprometido con el que lo eligió. Nosotros logramos y la Central jugó ese papel extraordinario de instalar en el debate la selección de los magistrados con participación de la comunidad. El primero fue en Chubut, donde se eligen los consejeros por el voto secreto y directo, en Santa Cruz y en Entre Ríos también. Para las consultas, se va al barrio y se pregunta cómo es como vecino el candidato o la candidata, defendió a represores durante la dictadura militar?, defendió a transnacionales?. UN 30% de los jueces de Chubut y de Entre Ríos son generaciones que vienen con un compromiso no tanto con el poder político y económico de turno sino con el conjunto de la población.

-¿Por qué creés que si estas experiencias han resultado tan favorables, esto no se amplía al resto del país?

- Porque son peligrosas, porque en realidad hay quienes hablan de democratización pero es mentira, quieren mejorar un poquito para que todo siga igual. Digo esto porque nosotros llevamos, cuando se reformó el Consejo de la Magistratura a nivel nacional, la propuesta de que se construyera un Consejo asesor no vinculante integrado por representantes de las centrales de trabajadores, de derechos humanos, de organizaciones vecinales, que opinara sobre los candidatos o candidatas a jueces en la justicia nacional y en la federal no lo dejaron pasar. Era no vinculante, solamente era un cuestionamiento ético pero no obligaba a nadie a que eso se cumpliera por eso muchos de los mensajes que hablan de democratizar son para resolver alguna cuestión interna, en general es así. Pero igualmente, bienvenido el debate que se instala ahora desde el máximo poder político nacional.

-También hablábamos que la CTA y otras instituciones participaron del “que se vayan todos”.

- Sí, claro, el 28 de diciembre de 2001 hubo una primera convocatoria en la Plaza Lavalle donde los abogados laboralistas, la Central de Trabajadores de la Argentina, la Federación Judicial y la Asamblea Justicia para Todos de Plaza Lavalle convocaron a la sociedad para que se fuera la Corte. Esa fue una magnífica experiencia que permitió sumar a personalidades, a referencias sociales, deportivas, políticas y lograr algo inédito, sin antecedentes a nivel mundial, que se generara una larga movilización durante meses y años hasta que finalmente se logró que algunos fueron destituidos por el juicio político, otros renuncien y se logró instalar una nueva Corte con juristas con concepciones más democráticas. Ahora esa nueva Corte ¿respeta los derechos de los trabajadores?, no. A pesar de surgir de un hecho democrático extraordinario y que deberían estar comprometidos con la sociedad porque están ahí porque el pueblo los puso, todavía a los trabajadores judiciales nos niegan el derecho a discutir en paritarias, a discutir un convenio colectivo de trabajo. La Argentina ha sido condenada el año pasado por la OIT por negarnos esos derechos.

-¿Cuál es el mejor modelo de Justicia?

- Una Justicia que tenga celeridad y seguridad jurídica y en eso todos estaríamos de acuerdo, pero el Banco Mundial y el FMI dicen que tiene que tener celeridad y seguridad jurídica para los inversores externos, entonces no están pensando en los problemas que tiene la sociedad sino en darle garantías al mercado, ese es el tema central y ese es el debate por eso pedimos un Consejo de la Magistratura con participación popular porque ahí no están los banqueros, están los vecinos, por eso nosotros tenemos que alentar que miles de argentinos opinen y participen y será de la única manera que se logre una Justicia más democrática pero para que eso suceda tiene que haber una sociedad más democrática porque hay una sociedad tan desigual, como la de hoy donde hay miles de argentinos que jamás pueden acceder a la justicia porque no tienen condiciones mínimas, porque tienen hambre, porque no tienen trabajo, porque cobran miserias y entonces jamás tienen la posibilidad de acceder seriamente a la justicia. Por eso el acceso y la democratización va con una sociedad menos inequitativa. Por eso es fundamental que la CTA haya tomado el tema en su integralidad: distribución de la riqueza y Justicia más democrática.