Por una Navidad sin hambre y sin presos políticos

Por una Navidad sin hambre y sin presos políticos

“Todo preso es político”, dice una famosa canción de los Redonditos de Ricota. En la Argentina ya son más de seis mil los procesados y procesadas por luchar. La encarcelación de Milagro Sala, en enero de 2016, fue el caso más paradigmático: la dirigente jujeña lleva casi un año en la cárcel sin que se haya dictado su sentencia. Desde la CTA Autónoma se vuelve a pedir una Navidad sin hambre y sin presos políticos.

navidad-sinpresos

Docentes, trabajadores petroleros, azucareros, defensores del medio ambiente, activistas contra la mega minería a cielo abierto, telefónicos, estatales, entre tantos y tantas, han sido procesados este año por luchar por una vida más digna y por un país y una región sin saqueos ni contaminación. Los desafueros dictados a los dirigentes docentes fueguinos Horacio Catena y Carlos Díaz fueron un intento más por disciplinar a los trabajadores que, sin embargo, no dejan de luchar ni un solo día.

Pero también fue procesado Jorge Castro, Secretario General de UETTel, el gremio que nuclea a los trabajadores tercerizados de Telefónica de Argentina y que gracias a su poder de organización ha logrado victorias históricas para uno de los grupos de trabajadores más castigados por las políticas neoliberales de los últimos tiempos. Rodolfo Aguiar, Secretario General de la Central de Río Negro ha sido encarcelado en varias oportunidades por pelear por las condiciones de vida y de trabajo de miles de compañeros y compañeras de toda la provincia.

Rafael Vargas, secretario General del Sindicato de Trabajadores del Ingenio Ledesma, así como Mariano Cuenca, Secretario General del Sindicato del Ingenio de San Isidro, han sido procesados por exigir mejores condiciones laborales y de vida. Diego Silveyra, delegado del Mercado Central de Misiones y Rubén Ortiz, dirigente del Movimiento Pedagógico de Liberación Nacional también fueron procesados. Y los casos se multiplican a lo largo y ancho de la geografía nacional y latinoamericana.

En ese sentido, Ricardo Peidro, en nombre de la CTA Autónoma, llamó a seguir trabajando por una Navidad sin hambre y sin presos políticos: “Hoy la clase trabajadora está mucho más organizada para que no puedan avasallarnos como tienen la intención de hacerlo. Rescatamos la lucha con paros y movilizaciones, especialmente los de la CTA Autónoma, en contra de la flexibilización laboral, en contra de la depredación del medio ambiente, por una nueva estructura productiva en el país y, fundamentalmente, por mayor justicia. La Argentina sigue siendo injusta. Tenemos que seguir organizando a la clase trabajadora para poder revertir esta situación”.

La CTA Autónoma exigió la inmediata liberación de Milagro Sala

La CTA Autónoma exigió la inmediata liberación de Milagro Sala, mediante una carta que mando Adolfo “Fito” Aguirre, Secretario de Relaciones Internacionales de la Central a la canciller Susana Malcorra, al tiempo que repudió la represión y la agresión policial contra quienes se acercaron a presenciar la audiencia pública del juicio oral.

Milagro Sala se encuentra enfrentando un juicio oral y público por una manifestación popular que terminó en un escrache al entonces senador Gerardo Morales, realizada el 16 de octubre de 2009, de la que Milagro no participó. Hace ya casi un año que se encuentra en prisión preventiva, en una clara violación de las garantías más fundamentales. Fueron numerosas las personalidades y organizaciones nacionales e internacionales que se expresaron para denunciar la ilegalidad de dicha medida. Incluso el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas, en su opinión 31/2016 con fecha del 21 de octubre estableció el carácter arbitrario de la detención preventiva de Milagro Sala, que se torna violatoria de los estándares del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del que Argentina es parte.

En la carta enviada a la canciller Malcorra, “Fito” Aguirre expresó: “La detención de Milagro Sala constituye un peligroso antecedente contra las libertades fundamentales, con una clara intencionalidad de criminalizar la protesta social y estigmatizar a dirigentes sociales históricos a modo de generar un disciplinamiento del conflicto social. Como parte del movimiento de trabajadores organizados desde la CTA-Autónoma, no permitiremos este tipo de avances contra los derechos que tan caros son a la democracia de nuestro país, y exigimos al Gobierno argentino que tome las medidas necesarias para proceder a la inmediata liberación de Milagro Sala”.

La carta enviada forma parte de una denuncia más amplia realizada internacionalmente al gobierno argentino por criminalizar la protesta social. En este sentido Fito Aguirre expresó: “Vamos a avanzar en una denuncia internacional al gobierno de Macri y al gobierno de Gerardo Morales, por ser promotores de la criminalización de la protesta social y de la persecución de los dirigentes sociales y políticos”.