Nos convocamos por una definitiva Independencia

Nos convocamos por una definitiva Independencia


Banner_Bicentenario-c0b0dLa Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma junto a numerosas organizaciones sociales, culturales y políticas rendirá homenaje a quienes pelearon por nuestra independencia del imperio español y ratificando el compromiso de luchar por la definitiva libertad de nuestra patria latinoamericana. La cita será este martes en el Monumento a la Bandera desde las 16 horas.

En el marco del bicentenario de la patria que se conmemorará el 9 de julio, la CTA Rosario y Provincia de Santa Fe, convocan a realizar una manifestación en el Monumento Nacional a la Bandera este martes 5 de julio, desde las cuatro de la tarde.

Las primeras organizaciones que manifestaron su adhesión a la jornada fueron además de la CTA-A: ATE Rosario, Corriente Clasista y Combativa, Corriente Peronista “Descamisados”, Embajador del Estado Palestino Profesor Hosni Abdel Waneb, Representante del Frente Polisario y de la República Árabe Saharaui Democrática; Frente Social y Popular (Partido del Trabajo y del Pueblo, Movimiento Socialista de los Trabajadores, Partido Socialista Autentico, Unidad Popular, Patria Grande, Causa), Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH); Confederación de Entidades Argentino Árabes; Pueblos Originarios en Lucha; Centro Cultural Punta Quebracho; Asociación Cooperativa EEMPA República de Irak; Asociación Cooperadora del EEMPA Brigadier General Manuel de Rosas.

A continuación, compartimos el pronunciamiento sobre “La Vigencia del 9 de Julio”, a 200 años de la primera independencia.

“El 9 de julio de 1816 se consagró la independencia de España, de las Provincias Unidas en Sudamérica.

Mientras transitábamos un largo camino, que involucró a los pueblos hermanos de la Patria Grande. Camino lleno de hechos y gestas heroicas conducidas entre otros por Bolívar, San Martín, Belgrano, Dorrego, Artigas, Güemes, Juana Azurduy, Andresito Guacurarí y el mítico Andrés Rivero. Cien batallas, desde Maipú y San Lorenzo, el Tonelero, que se continuarán hasta la Vuelta de Obligado y Punta Quebracho Nuestro homenaje a los que ofrendaron su vida, sangre misturada de los pueblos originarios, afrodescendientes y criollos, intelectuales comprometidos, etc.

Remaban contra la corriente del poder hegemónico. En aquel momento, Carlos María de Alvear había ofrecido estos arrabales del mundo a Inglaterra, primero y después a Portugal y España. Vendía la sangre derramada en praderas, barrancas y montañas.

Sin embargo, aquellos congresales decidieron el camino de la independencia y de la integración americana. Inventar un país desde lo propio y a pesar de los factores externos que amenazaban el sueño colectivo inconcluso de la igualdad. Lo hicieron sin ningún diputado de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Córdoba que ya habían declarado la independencia un año antes en Arroyo de la China, la actual Concepción del Uruguay, el 29 de junio de 1815, cuando formábamos parte del gran proyecto político que fue la Liga de los Pueblos Libres liderado por José Gervasio Artigas.

El 19 de julio de 1816, después de una sesión secreta, el texto agregó que nos hacíamos independientes de cualquier nación de la Tierra. Una sugerencia del diputado de Buenos Aires, Pedro Medrano. Ni amo viejo, ni amo nuevo, ningún amo.

Había una idea fundamental: la independencia debía ser la continuidad de aquel sueño de los que el 25 de mayo de 1810 habían decidido inventar un país, una nueva nación sobre la faz de la Tierra, como diría Vicente López Planes en la letra del himno que con Roca se dejó de cantar.

El proyecto político de la revolución de mayo estaba en el llamado Plan de Operaciones escrito por Mariano Moreno: independencia con igualdad. El gran objetivo de Belgrano, San Martín, Güemes, Artigas, Monteagudo, Castelli, Juana Azurduy y el mismísimo primer desaparecido de la historia política, el ya mencionado Moreno.

Porque para vivir con gloria hay que poner en el trono de la vida cotidiana a la noble igualdad.

Hoy, 200 años después, es fundamental preguntarse qué tipo de independencia tenemos y a qué distancia de la realidad concreta cotidiana está la noble igualdad cuando millones de trabajadores ganan menos de 6 mil pesos mensuales y empresas multinacionales como Cargill facturan 50 mil pesos por minuto. Tenemos parte del país ocupado: las Islas Malvinas y dependencias extraterritoriales en Neuquén. La noble igualdad pierde por goleada en el presente.

Seguimos luchando por estas necesidades que están en el fondo mismo de nuestra historia: igualdad e independencia.

Lo que festejamos el 9 de julio, en definitiva, es tomar conciencia que nosotros debemos ser protagonistas de aquellos sueños acunados en mayo de 1810, junio de 1815 y julio de 1816.

Para que si no, terminamos sufriendo las pesadillas que otros nos imponen, sean buitres extranjeros o buitres autóctonos.

200 años después, la declaración de la Independencia sigue siendo una necesidad para las grandes mayorías argentinas.

A 200 años nos sentimos parte un proyecto liberador de los pueblos latinoamericanos, de África y Asia contra la dependencia y las multinacionales. Y adherimos a la lucha de los pueblos de Palestina, el Sahara Occidental, Irak, y todos los que luchan por la recuperación de sus territorios ocupados.

Declaramos nuestro apoyo a todos los pueblos que luchan por su soberanía, su integridad territorial, y el derecho a la autodeterminación, sin imposiciones o tutelajes de ningún poder internacional.

Y a la libre disposición de las tierras y de todos sus recursos naturales para un desarrollo sostenido con justicia social para las grandes mayorías populares.

No hay verdadera independencia mientras existan las desigualdades, la pobreza y la expoliación de los recursos naturales.

Por la independencia e integración de todos los pueblos de América Latina

Solidaridad con todos los pueblos hermanos que luchan por la independencia”.

Fuente: www.ctarosario.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Rosario