Mujeres y Diversidades de la Central ante la nueva etapa

Mujeres y Diversidades de la Central ante la nueva etapa

Desde la Secretaría de Género de la CTA Autónoma saludamos y celebramos la creación del Ministerio de la Mujer, Género y Diversidad, entendiéndolo como el resultado de la lucha que desde años viene llevando adelante el Movimiento de Mujeres y Diversidades en el mundo entero.

Esta jerarquización pone el eje en la necesidad de que esto sea una política pública y una prioridad para los gobiernos. Y tal como fue planteado por la ministra Elizabeth Gómez Alcorta, las políticas de género deben tener una transversalidad con inserción en todas las políticas que se tomen desde el Gobierno.

Asimismo, es importante que se tengan en cuenta las líneas de trabajo del Movimiento de Mujeres y Diversidades para avanzar sobre la transformación de las pautas materiales y culturales que tiene el patriarcado en nuestra vida.

Para esto hacen falta políticas con inversión presupuestaria para abordar la prevención y erradicación de la violencia de género. Esto tiene que ver con una política integral que incluya trabajo, vivienda, autonomía económica para salir de las situaciones de violencia, y una transformación muy profunda de la justicia en estos temas –tal como lo presentó Alberto Fernández- para que el Estado llegue de manera oportuna y eficiente a intervenir.

Una política central tiene que ver con atender desde el Estado las tareas de cuidados hacia niños, niñas, niñez, enfermos y adultos mayores, para que las mujeres podamos avanzar en situaciones de real equidad. En este sentido saludamos la iniciativa del “Plan Nacional de Cuidados”, que prevé profesionalizar las tareas de cuidado, con participación privada y estatal, es ejemplo de esto el plan llevado adelante en Uruguay.

Como mujeres sindicalistas y feministas, también entendemos que hay que avanzar hacia la equidad laboral, para lo cual es necesario una transformación de los convenios colectivos de trabajo para que tengan perspectiva de género, como así también avanzar en la creación de empleo con salarios y jubilaciones dignas para las mujeres y diversidades.

Asimismo creemos que es fundamental la inmediata ratificación del Convenio 190 de la OIT sobre violencia y acoso en el mundo del trabajo con perspectiva de género, que esperamos sea una de las primeras medidas que tome el Congreso nacional en esta etapa.

Esperamos además que se implemente de manera inmediata el Cupo Laboral Trans en todos los ámbitos, y se avance en todos los derechos que faltan conquistar.

Saludamos la promulgación del protocolo para la Interrupción Legal del Embarazo por parte del Ministerio de Salud, que va en línea con la obligatoriedad que tienen las provincias de cumplir en tiempo y forma, con dignidad y sin dilación, del derecho de las mujeres y niñas, de interrumpir legalmente un embarazo. Estos gestos son muy importantes y esperados por el movimiento de mujeres, en tanto esperamos que el año próximo se convierta en ley el Aborto Seguro y Gratuito.

Esperamos también que se genere la necesaria articulación con el Ministerio de Educación para impulsar la Ley de Educación Sexual Integral en escuelas y universidades. También sostenemos la necesidad de hacer una amplia convocatoria a todos los sectores para la ejecución de programas de formación en el marco de la Ley Micaela en los distintos ámbitos del Estado y privados.

Ya estuvimos en contacto con el equipo de la ministra Gómez Alcorta, con quien esperamos tener una reunión lo más pronto posible con la Ministra, para saludarla y felicitarla por su designación, pero también para plantearle las iniciativas de mujeres trabajadoras organizadas, y contarle nuestro anhelo por sumarnos, junto al resto de las organizaciones, a las tareas que se realizarán en su Ministerio.* Equipo de Comunicación de la Secretaría de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA