Lo que el primer semestre nos dejó

Lo que el primer semestre nos dejó

Gustavo Teres RosarioEl secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina Regional Rosario, Gustavo Terés, analizó la situación abierta en esta primera mitad del año a raíz de las políticas del gobierno nacional y provincial. Se expresó en torno a la exigencia de reapertura de paritarias y la necesidad de abrir caminos unitarios de resistencia al ajuste.

Con una pérdida sideral de puestos de trabajo (hay cálculos que llegan a 200.000), tarifazos del orden 300%, incremento de los índices de precarización laboral, situaciones de inviabilidad que se replican en pequeñas y medianas empresas por los incrementos de los servicios, y una economía en franca recesión que no vio la luz al cerrar junio, el primer semestre aplastó las promesas de felicidad y mejora. Pese a que los spots del macrismo alentaron a que “todo es posible juntos”, la realidad sopapeó la esperanza y la empanada que unía el relato mediático, se quedó sin compradores.

El juego del libre mercado no liberó las paritarias, pero sí las importaciones que pusieron en jaque la industria local. Importaciones que son explicadas a nivel regional en una buena porción de determinadas ramas por gigantes como Coto, que sigue oponiéndose a lo hampa al constitucional descanso dominical de sus empleados. Una sutil pincelada del alma de los beneficiarios de la estructura económica concentrada de siempre.

Oficialmente la inflación reconocida es del 42%. Sin que se le vuele el flequillo, Alfonso Prat Gay dio a conocer el número, pero nada se dijo de las paritarias que cerraron promedio diez puntos abajo. “La inflación en términos cuantitativos sobrepasó la expectativa aun de los sectores que tenían una mirada pesimista. A ese impacto inflacionario que recae sobre productos de la canasta básica, se suma el tarifazo. No se trató de una actualización, sino que avanzó de una manera muy desigual sobre sectores trabajadores a comparación de aquellos de gran capacidad contributiva”, analizó Terés.

Para el dirigente en la etapa actual se dirime quién paga la crisis. Y en este sentido, consideró que el gobierno parece haber definido el sujeto: La clase trabajadora y los sectores populares. “Macri tuvo mucha celeridad para favorecer a determinadas ramas concentradas de la economía. Difícilmente eso genere un derrame que beneficie a sectores populares. La economía competitiva de los Ceos, en lenguaje del mundo del trabajo significa reducir los costos laborales, adecuarnos al rol mundial en el que los salarios son una fuerte variable de ajuste. Es la mercantilización de las relaciones sociales. Mucho compromiso en los organismos internacionales y nulo compromiso hacia los sectores del trabajo”, fustigó.

Ante la magra recomposición salarial, los docentes de Amsafé Rosario, estatales de ATE Rosario y profesionales del Siprus salieron a plantear la reapertura de la negociación paritaria provincial. El gobernador Miguel Lifschitz no se mostró permeable en tal sentido y prendió la mecha en los estatales que integran la CTA Autónoma. “Si el Gobernador se está oponiendo a la reapertura de la paritaria, los trabajadores tendremos que dar una señal de firmeza usando todos los mecanismos democráticos que tienen que ver con el protagonismo de los trabajadores en las calles en defensa de nuestros derechos. Los jubilados tuvieron una pérdida del 20% respecto de la inflación. Hablamos de una brutal transferencia de ingresos que se les resta a los trabajadores en beneficio del Estado y los sectores de mayor poder económico”, opinó el dirigente de la Central. Varias provincias han reabierto paritarias, entre ellas Buenos Aires, donde la gobernadora María Eugenia Vidal anunció una convocatoria a los docentes a tal fin.

Canales de unidad y movilización

Para Terés, apostar a construir la fuerza social con caminos unitarios “para impugnar de conjunto la política económica de este gobierno”, es la tarea nodal en este momento. La defensa del salario, del empleo y la lucha contra la precarización y las agresiones a políticas de seguridad social, deberían ser los ejes centrales.

“Hay que seguir marcando caminos de confluencia en lo regional. Venimos de las experiencias de diciembre del año pasado, con las multisectoriales, como el paro nacional de ATE del mes de febrero, de fuerte contundencia; como también del posicionamiento del Movimiento Sindical Rosarino y la multisectorial contra los tarifazos y la permanente acción de CTA Autónoma y sindicatos amigos que en las paritarias dieron una fuerte pelea. Nos cabe la gran responsabilidad de construir puentes que nos permitan converger, acumular poder en la calle. La movilización social es la mejor manera de liberar la energía de estas organizaciones y de aquellos trabajadores que están desprotegidos”, aseguró el también dirigente de Amsafé Rosario.

Por eso, llamó a “construir plenarios regionales de delegados que permitan al conjunto de trabajadores construir los programas de la etapa y las acciones que confrontan las políticas de ajuste de todos los gobiernos”.

Fuente: www.ctarosario.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Rosario