La problemática del combustible también se tuvo en cuenta en la marcha de la CTA Autónoma

19a-cabezaDurante la marcha del 19 de abril de la CTA Autónoma del congreso a la Plaza de Mayo, José Rigane, secretario General de la FeTERA y secretario Adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina, expresó a surtidores.com.ar, su preocupación por los precios de los combustibles, la crisis del GNC y la política energética del Gobierno.

En el marco de la Jornada Nacional de Lucha que llevó adelante la CTA contra lo que los gremialistas denominaron “ la política de ajuste del gobierno de Mauricio Macri”, José Rigane expresó que “hay una problemática muy complicada; las empresas están exigiendo mayor valor para el barril de petróleo porque dicen que no les alcanza el subsidio y esto implica un riesgo para los trabajadores petroleros del sur especialmente”.

Agregó que hay un nuevo gobierno que todavía no cumplió 130 días pero ya avanzó con mucha velocidad en beneficio de pocos, a través de los subsidios millonarios a las petroleras, a la vez que perjudicó directamente el bolsillo de los trabajadores

En plena marcha bajo la lluvia en la Plaza de los Dos Congresos, el sindicalista advirtió que “la suba de los precios golpean en el poder adquisitivo del salario y explicó que el petróleo en Argentina esta subsidiado y se supondría que no debería incrementarse más el precio que pagan los automovilistas en las estaciones de servicio”.

Sin embargo denunció que “ya hubo un 20 por ciento de aumento de los combustibles y se prevé que a fin de año alcanzará un 30 aunque el petróleo siga en baja”.

Alertó que “están importando un millón de barriles de petróleo, el costo de producción sigue siendo el mismo pero los usuarios siguen pagando con aumento. De esa manera, subsidiamos el combustible a 70 dólares contra los 12 dólares reales de costo de producción”.

Si bien al analizar las políticas del Gobierno en materia energética, dijo que “nos parece bien que se haya reconocido la emergencia energética, pero no compartimos que con el aumento de tarifas se vaya a resolver el problema del abastecimiento de combustibles”.

Criticó el hecho de que a pesar de los incrementos de tarifas, las empresas no brindan información sobre planificación de inversiones pero siguen cobrando los beneficios. “No hay conocimiento de cuáles son las perspectivas de producción y crecimiento, solamente es aumento de tarifas”, opinó.

Al referirse a la crisis del GNC luego de los cambios tarifarios y de precios de venta, consideró Rigane que el gas como la energía es un bien social y no se puede tomar como una mercancía y agregó que “hay una política muy clara que porque no se toma con un criterio de derecho humano supeditado a lo que resuelva el mercado”.

Aseguró que “esto es muy preocupante para taxistas, remiseros, fleteros y viajantes” y consideró que “es un golpe muy severo para la economía de estos sectores”. Reclamó en ese sentido “una reacción responsable de la gente para evitar que esta situación siga generándose”.

Afirmó: “En todo el mundo los combustibles bajan y acá no paran de subir. Primero las naftas y el gasoil y ahora el gas natural comprimido. El ajuste siempre lo pagan los trabajadores”, resaltó.

Alentó que para encarar el problema del GNC y el GLP, se implementen políticas que contemplen la posibilidad de que los usuarios puedan acceder a este tipo de combustibles controlando el precio el Estado.

Finalmente cargó duramente contra la acción del Ministro de Energía y combustible que lidera Juan José Aranguren y denunció: “el Ministro armó un equipo con los mayores referentes de las empresas petroleras multinacionales, no hay posibilidad de que nos acerquemos a la idea de que la energía es un bien social, que es un derecho humano más, porque él habla de que hay que recuperar los marcos regulatorios pero con la idea de recuperar la competencia”.

Consideró que “da lo mismo decir que quiere más profundidad para las ganancias del mercado. Con Aranguren nos alejamos de la posibilidad de que la energía deje de contemplarse como una mercancía, como un commodity. Aranguren le va a servir a los intereses de los grupos multinacionales una vez más”.

Fuente: www.surtidores.com.ar