La CTA Autónoma solicita la continuidad de las licencias para quienes tienen personas a cargo

En una carta enviada a la Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta y al Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad, Claudio Moroni, la Central reclama la continuidad de licencias para trabajadores y trabajadoras con niños a cargo, lo cual se termina a partir del 1 de enero de 2020.

En cartas firmadas por el Secretario General de la Central, Ricardo Peidro, y la Secretaria de Igualdad de Oportunidades y Géneros, Silvia León, la CTA Autónoma solicita al Gobierno Nacional que “se dicte una nueva resolución conjuntamente con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, para que se dispense de las tareas con goce íntegro de haberes, y se considere justificada la inasistencia del progenitor, progenitora, o persona adulta responsable a cargo, cuya presencia en el hogar resulte indispensable para el cuidado del niño, niña o adolescente”.

Asimismo las cartas demandan que “las y los trabajadores deben tener garantizado el goce íntegro de haberes y regir la dispensa de trabajar, mientras estén vigentes el aislamiento social, preventivo y obligatorio y la suspensión total o parcial de clases presenciales en las escuelas, en la localidad donde resida el trabajador o trabajadora que la solicita”.

En este sentido, sostiene que si bien “entendemos que ha cesado solo el calendario escolar pero el aislamiento y/o distanciamiento social se mantiene y con ello las actividades comunitarias que implican lugares para el cuidado de las niñas, niños y adolescentes en receso escolar que comúnmente se habilitaban”, y que “de habilitarse dichos lugares, y sin perjuicio de las medidas positivas adoptadas por el gobierno para resolver la pandemia, implicarían de todos modos un peligro para la salud de los mismos, dado el estado actual de situación sanitaria, toda vez que hasta la fecha no se ha podido controlar la propagación del virus”.

El contexto global de COVID – 19 puso de manifiesto la centralidad de la economía del cuidado en el bienestar de la población y en el desarrollo económico. Es la idea de la CTA A, compartida por este gobierno, que la corresponsabilidad en las tareas de cuidado debe extenderse a todos los miembros del hogar, sea cual fuera su conformación, para evitar la feminización de estos trabajos y la sobrecarga de las mujeres.

No obstante lo cual, en la vida diaria estas tareas han sido históricamente asignadas a las mujeres. Sobre este punto, las cartas afirman que la sociedad identifica el cuidado del hogar con el género femenino y su distribución desigual tiene grandes impactos en el desarrollo, acceso y promoción en el empleo. “Las sociedades contemporáneas se encuentran atravesando una profunda y estructural crisis en materia de cuidados bajo la reproducción de un esquema de distribución injusta en todas las escalas y ámbitos, tanto al interior de los hogares como a nivel social y comunitario. La organización social del cuidado es injusta porque no es la misma intensidad de trabajo la que asume, desarrolla y ejerce cada actor/a.” afirma el informe de la recientemente creada Mesa Interministerial de Cuidados.

Sobre este particular, la Ley N° 27.532 de Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, en su artículo 5°, inciso b), exige desarrollar políticas públicas que promuevan una equitativa distribución del trabajo remunerado y no remunerado entre mujeres y varones, y la desigual distribución del trabajo de cuidado incide en la participación económica y en la protección social de quienes lo realizan y está en la base de la desigualdad de género.