La CTA Autónoma repudia los despidos masivos en Unilever de Chile

La CTA Autónoma repudia los despidos masivos en Unilever de Chile

La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTA-A) manifiesta su condena ante el anuncio, el 2 de enero, por parte de la empresa multinacional Unilever de despedir a más de la mitad de lxs trabajadores/as (180) del centro de distribución de Lampa, que la compañía opera en la provincia de Chacabuco, Chile, sin aviso previo y en el medio de sus vacaciones y jornadas extraordinarias pautadas hasta marzo de este año.

El argumento esgrimido por la compañía fue la externalización de las operaciones de distribución, controladas por la compañía durante 60 años, lo cual significa en los hechos la apertura a la subcontratación y flexibilización de la producción, arma de las compañías transnacionales que operan a través de cadenas globales de valor para obtener una mayor ganancia en detrimento de los salarios y derechos fundamentales de los/as trabajadores/as, fomentando la precariedad laboral.

Estos despidos atacan directamente a casi la mitad de los/as trabajadores/as del Sindicato Nº1 de Unilever, miembro de la Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT), uno de los sindicatos industriales más antiguos del país. Mediante esta decisión, la empresa Unilever incumple además un acuerdo firmado en 2005 con la CUT ante el Punto Nacional de Contacto de la OCDE, donde al referirse a la externalización o subcontratación en los servicios de distribución, se compromete a “que cualquier eventual cambio en esta materia será informado al Sindicato número 1 con una antelación de al menos 6 meses”.

Por otra parte, en tanto que los/as trabajadores/as afectados/as son todos/as sindicalizados/as, la medida constituye una práctica de persecución sindical a la que se añade la denuncia del Presidente del Sindicato Nº1 que evidencia la intención de la compañía de querer acordar la salida con los trabajadores y trabajadoras a espaldas del sindicato.

Desde la CTA Autónoma repudiamos esta ola de despidos masivos e injustificados así como las prácticas antisindicales ejercidas por Unilever en Chile. Como trabajadores y trabajadoras del Cono Sur y por los lazos de solidaridad y fraternidad que nos unen, hacemos manifiesto nuestro apoyo a los trabajadores/as, sus familias y a la Central Unitaria de Trabajadores de Chile en esta lucha contra la codicia corporativa y la desidia del gobierno chileno al respecto. Demandamos una intervención contundente de las autoridades del país para condenar la falta de compromiso de la compañía multinacional y contribuir a la resolución del conflicto bajo la premisa de la salvaguarda de los derechos fundamentales de los/as trabajadores/as chilenos/as.