La CTA Autónoma homenajeó en todo el país a los mártires del 19 y 20 de diciembre del 2001

La CTA Autónoma homenajeó en todo el país a los mártires del 19 y 20 de diciembre del 2001

A 15 años de la histórica rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001, donde el pueblo movilizado le dijo “Basta” a las políticas de ajuste neoliberal, la CTA junto a organizaciones sociales ganó las calles en todo el país. En Capital Federal, se marchó de Congreso a la histórica Plaza de Mayo, ambos epicentros de la brutal represión ejercida sobre el pueblo en aquellas fechas.

161219-pzamayo-nota2

Al ritmo de la tradicional batucada de la Central que encabeza cada movilización, la columna de la CTA avanzó desde las puertas del Congreso de Nación por Avenida de Mayo. Además de exigir cárcel a los responsables políticos, intelectuales y materiales de los 39 asesinados, se levantaron nuevamente las banderas de denuncia que mantuvo movilizada a la Central todo el año ante un gobierno que favorece a las patronales en detrimento de los derechos de los trabajadores, donde al menos el 32% de la población es pobre y mientras que miles de trabajadores son arrojados a la indigencia, víctimas de las medidas de devaluación, precarización, la inflación creciente y los despidos masivos.

Ricardo Peidro, Secretario General Adjunto de la CTA Autónoma evaluó que en relación a ese 19 y 20 del 2001, lo que aún está pendiente es la construcción de una Argentina más justa. “Las estructuras de poder, la matriz productiva, los niveles de pobreza, es lo que aún no hemos logrado modificar. Sí hemos construido poder popular en aquel momento para poner freno a un avance furioso del neoliberalismo”.

“Durante estos 15 años se han consolidado muchas de nuestras organizaciones, la CTA Autónoma ha tenido protagonismo en todas las luchas que se han llevado adelante gracias a las conquistas que hemos tenido y hoy mismo, el grado de organización popular es lo que impide que los discursos de los sectores concentrados del poder, puedan hacerse carne. Lo que los limita es la organización que supimos construir”, valoró Peidro en los micrófonos de ACTA.

Una vez llegadas todas las columnas a Plaza de Mayo, se saludó el acampe de los Agentes de Propaganda Médica en el marco de sus paritarias, se repudió la represión en Jáchal a los asambleístas que están en contra del modelo extractivo de la Brrick Gold, y se abrazó a la organización Hijos Tucumán, que perdió hoy a tres militantes en un accidente de tránsito.

También se homenajeó a todos y cada uno de los 39 compañeros y compañeras asesinados durante la brutal represión que tuvo lugar el 19 y 20 de diciembre de 2001 en todo el país, y se los hizo presentes de manera simbólica en esa plaza, también demostrando que seguimos levantando las banderas de una patria más justa.

Finalmente se leyó el documento consensuado por las diferentes organizaciones que convocaron a la medida.

ACTA reproduce a continuación la totalidad del documento:

“Hoy se cumplen 15 años del 19 y 20 de diciembre de 2001, cuando por primera vez en nuestra historia, una gigantesca pueblada nacional volteó a un gobierno hambreador y entreguista. Esta auténtica rebelión popular está enraizada en más de 200 años de historia argentina que han protagonizado los trabajadores y el pueblo en defensa de sus derechos.

El pueblo en las calles enfrentó el Estado de Sitio y la represión, que dejó un saldo de 39 compañeros asesinados por las balas de las fuerzas de seguridad.

“Se produjo una profunda crisis de gobernabilidad. Los de abajo no teníamos la organización y la fuerza para imponer un gobierno propio. Los de arriba, las clases dominantes, tuvieron que hacer serias concesiones para recomponer la gobernabilidad.

“La lucha popular conquistó la suspensión del pago de la deuda externa y 2.000.000 de planes sociales para paliar los enormes padecimientos, especialmente la desocupación y el hambre en una dimensión inédita, producto de las privatizaciones y el saqueo del patrimonio nacional. En esta lucha tuvieron un gran protagonismo y se fortalecieron los movimientos sociales, con un rol destacado de las mujeres.

“Después hubo un período de reactivación, favorecido por los precios de los productos de exportación. La situación del pueblo mejoró. Se cambió la Corte de la mayoría automática, se anularon las leyes de punto final y obediencia debida. Se avanzó en los juicios a la dictadura y se dio un golpe mortal al ALCA impulsado por Bush.

“Sin embargo durante el gobierno anterior no se resolvieron las causas del atraso y la dependencia de nuestro país, que volvieron a hacer sentir sus efectos: se mantuvieron la desocupación estructural heredada del menemismo, un 40% de la población económicamente activa en la informalidad y la precarización laboral. Creció el latifundio y la extranjerización de la tierra, aumentó el tráfico y consumo de drogas y un 29 % de la población quedó por debajo de la línea de pobreza.

“Hoy, con el gobierno de Macri, otra vez se aplica un brutal ajuste contra el pueblo. Despidos, suspensiones, cierre de empresas, tarifazos, salarios que pierden entre un 8 y 15% frente a la inflación, el 80 % de los jubilados está en la indigencia y la reparación histórica lanzada con bombos y platillos es en realidad una estafa histórica, se reduce el presupuesto para educación y ciencia y técnica.

“Es la contracara de la “pobreza cero” prometida en la campaña electoral del PRO.

“Todo esto mientras pagaron al contado a los fondos buitres; quitaron o redujeron retenciones a los grandes exportadores del campo y de las mineras; aumentaron enormemente la deuda externa y los fondos destinados al pago de intereses; produjeron una devaluación de más del 50% que generó más inflación, pobreza y hambre.

“Como se dice en los barrios, hoy tenemos un gobierno de ricos para ricos.

“Durante todo este año el pueblo estuvo en la calle enfrentando esta política. Ni la represión a los trabajadores de Cresta Roja, ni las amenazas, ni el fracasado protocolo antipiquetes, que sólo aplicaron a los jubilados quienes heroicamente resistieron la represión, ni el violento desalojo de los medieros y campesinos pobres del cinturón verde de La Plata, ni la criminalización de la protesta, ni la existencia de presos políticos, lograron frenar la respuesta popular.

“Como muestra nuestra historia, los argentinos hacemos política en las calles.

“El protagonismo de los trabajadores ocupados, desocupados y jubilados, y de diferentes sectores populares, fue resquebrajando y complicando los planes del gobierno, logrando abrirle la mano en algunos casos concretos. La movilización de docentes y estudiantes logró las partidas para que pudieran seguir funcionando las universidades nacionales.

“Los movimientos sociales conquistaron la sanción de la ley de Emergencia Social, obligando al gobierno a disponer 30.000 millones de pesos en 3 años, dinero que no estaba contemplado en el presupuesto. En estos días está en pleno debate el tema del impuesto al salario y de quién va a pagar el déficit fiscal.

“Cada conquista lograda, demuestra la importancia de fortalecer y ampliar la unidad de todos los sectores populares en defensa de la patria y de nuestros derechos. Unidad que necesita expresarse en todos los terrenos para que la lucha en las calles tenga correlato en un proyecto político verdaderamente nacional y popular.

“Compañeros y compañeras:

“En este nuevo aniversario de la heroica rebelión popular del 2001, reafirmamos:

“¡¡¡Basta de entrega y ajuste!!! “¡¡ Basta de despidos y suspensiones!! “¡¡Basta de represión!!! “¡¡Por una Navidad sin hambre ni presos políticos!! “¡¡Por una Argentina independiente, sin opresión ni explotación!!”

Fotos: Fabián y Walter Piedras