La CIDH recibió a la familia de Hernán Abriata

La CIDH recibió a la familia de Hernán Abriata

La familia de Hernán Abriata, detenido-desaparecido en 1976, y Carlos Loza (AEDD) fueron recibidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el marco de las audiencias realizadas esta semana en la Ciudad de Buenos Aires. En la Sección de Fondos del Organismo se presentó el tema de la extradición a la Argentina del genocida Mario Alfredo Sandoval, el que será incluido en el informe de las resoluciones finales y recomendaciones. Por Liliana Giambelluca para ANRed. Fotos: Prensa AEDD.

La Corte de Apelación de Versalles se pronunciará el 1° de junio si acepta el pedido de extradición a la Argentina del genocida Mario Alfredo Sandoval, medida solicitada por el juez Sergio Gabriel Torres, a los efectos de recibir declaración indagatoria en la Causa ESMA, donde se investiga la detención y desaparición del estudiante de arquitectura Hernán Abriata, ocurrida en Buenos Aires el 30 de octubre de 1976. Tras la caída de la Junta Militar, Sandoval se radicó en Francia y obtuvo la nacionalidad francesa.

Ante la proximidad del pronunciamiento, y en oportunidad del 162° Período de Sesiones de la CIDH celebrado en Buenos Aires, este miércoles fueron recibidos por la comisionada Paulina Corominas Etchegaray, abogada especialista en derechos humanos y miembro de la “Sección de Fondos” del Organismo regional, Beatriz Cantarini de Abriata, madre de Hernán, Mónica Dittmar de Abriata, esposa del joven desaparecido, Laura y Juliana Abriata, sus hermanas, y Carlos Loza, quien compartió cautiverio con Hernán y es referente de la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos (AEDD).

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano. Si bien por protocolo no pueden tratar asuntos vinculados al país anfitrión, sus miembros mantuvieron reuniones por fuera de la agenda oficial con distintos colectivos sociales, organizaciones de derechos humanos y referentes de entidades del Estado que realizaron sus reclamos y denuncias en el Hotel Sheraton de Retiro, donde se celebraron las audiencias. “No hablaremos sobre Argentina estos días, pero lo contado por los actores sociales y las entidades de Gobierno nos sirve para empaparnos de información que será muy útil para el trabajo futuro de la Comisión”, aclaró Francisco Eguiguren, presidente del Organismo y relator para la Argentina, en el marco de la apertura de las audiencias públicas inauguradas el lunes último.

“Necesitamos una respuesta para vivir en paz”

Tras la reunión mantenida con Paulina Corominas Etchegaray, la familia Abriata y Carlos Loza conversaron con esta Agencia de Noticias, a la que le informaron el contenido sustancial de sus intervenciones.

Beatriz Cantarini de Abriata tiene 90 años de edad. Camina apoyada en un deambulador que le permite apurar su paso sin temor de caer. No obstante, se la observa segura y fuerte. Con su voz grave cuenta que le manifestó a la comisionada de la CIDH que su mayor deseo era que la Justicia de Francia “haga lo posible para extraditar al genocida de Sandoval. Él se llevó a mi hijo y no lo vimos más. Sabemos que fue él porque conversó con mi marido”.

Mónica Dittmar de Abriata aportó que la noche del secuestro de su esposo ella también lo vio a Sandoval porque el represor dio su nombre cuando realizó el allanamiento en su vivienda y que de tales circunstancias dio su testimonio ante la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) y en el juicio de la Causa ESMA. Le manifestó a la comisionada que en el pedido de extradición a la Justicia francesa se consideró “el carácter continuo del delito, porque es de lesa humanidad”.

Por su parte, Carlos Loza relató que el pedido de extradición de Sandoval ya lleva cinco años y expuso las diferentes etapas por las que pasó la Justicia francesa hasta llegar a la resolución que se conocerá el 1 de junio. Asimismo, destacó que Francia y Argentina firmaron la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

Loza agregó que la comisionada de la CIDH se comprometió a elevar al presidente de la Comisión la información y la documentación entregada. Aclaró que el Organismo no se pronunciaría en el tema de extradición porque “no tiene competencia en Francia sino en América, a la vez que no realiza manifestaciones respecto al país que visita. De todos modos, incluiría el tema en el informe de las resoluciones finales y recomendaciones, e intentaría que se realice algún pronunciamiento”.

“Es mucho el tiempo que estamos esperando y necesitamos una respuesta para vivir en paz”, contó Beatriz Cantarini de Abriata que le manifestó a la comisionada de la CIDH. Y le dejó un mensaje final: “Quisiera ver el resultado antes de irme. Francia tiene que compadecerse de nuestra situación”.

Fuente: ANRed