CTA-A movilió por una Ley de Expropiación para el Ingenio San Isidro

La CTA-A junto a organizaciones populares concentró este mediodía frente a la Casa de Salta en la Ciudad de Buenos Aires para exigir la expropiación del Ingenio San Isidro. Con más de 1500 familias en la incertidumbre total, el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (SOEASI-CTA) presentó un proyecto de ley de expropiación del Ingenio en defensa de las fuentes de trabajo y la economía de toda la región dado el impacto que tendría el cierre de la empresa.

La numerosa concentración tuvo lugar en la sede de la Casa de Salta -Avenida Presidente Roque Sáenz Peña 933-, donde desde pasadas las 11 de la mañana un nutrido grupo de compañeras y compañeros respondieron a la convocatoria de la CTA-A en solidaridad con el reclamo de los trabajadores del azúcar. Pese a que las autoridades decidieron cerrar las persianas metálicas de la casa Salteña, su Director finalmente accedió a recibir a una comisión integrada por los dirigentes de la Central: Ricardo Peidro, Secretario General Adjunto de la CTA-A; Hugo “Cachorro” Godoy, Secretario General de ATE; Jorge Castro, Director de Organización de la CTA-A y Marcelo Cappielo, Secretario General del Sindicato del Cuero, entre otros.

Luego se llevó a cabo una asamblea en donde Ricardo Peidro informó a los compañeros y compañeras que durante la reunión expresaron su preocupación por la demora en encontrar una solución para los trabajadores azucareros, y que reiteraron el pedido de audiencia con el gobernador Urtubey.

“Nuestra mayor preocupación es que el proyecto de expropiación que presentaron los compañeros no tiene el apoyo del gobierno de Salta. Por ello es que venimos a exigirle que el Estado adopte una posición activa para defender las fuentes de trabajo”, afirmó Peidró y reiteró el apoyo de la CTA-A a la lucha de los trabajadores del Ingenio: “Todo nuestro reconocimiento a la lucha que están llevando adelante y el triunfo de los compañeros de Salta va a ser nuestro triunfo”.

Entre las organizaciones presentes estuvieron representantes de ATE Nacional y y de provincia de Buenos Aires, CTA Capital y Buenos Aires, MAR, Sindicato de Empleados, Capataces y Encargados de la Industria del Cuero, UETTel, FOL, AAPM, FUBADEyO.

Ocupación pacífica

Mientras tanto, desde el lunes en Salta los trabajadores mantienen una permanencia pacífica en la planta ubicada en la localidad salteña de Campo Santo “porque ya se agotaron los tiempos de espera”, según anunciaron desde el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro (SOEASI-CTA).

Mariano Cuenca, secretario General del SOEASI, afirmó que “como ya lo dijimos en varias ocasiones, siempre buscamos el diálogo con los responsables de la empresa y con los gobiernos nacional y provincial para lograr una salida conveniente para todos, pero no fuimos escuchados”, y recordó que ante la inexplicable decisión del grupo Gloria (dueños de la empresa) de no vender ni arrendar para poder comenzar la zafra 2018, presentamos en la Legislatura salteña un proyecto de expropiación basado en leyes preexistentes y vigentes en la provincia, que no se tomó en cuenta”.

El dirigente gremial aclaró también que “no es la paciencia de los trabajadores lo que se ha acabado, sino los tiempos en que debe comenzarse con la zafra. Incluso estamos en condiciones de infomarle a todo el país que hoy existen inversionistas concretos que quieren hacerse cargo del negocio y comenzar la zafra y la producción, por lo que una expropiación por parte del gobierno provincial no representaría un gasto para el erario público, ya que los costos estarían a cargo de los inversores”.

El silencio absoluto y la indiferencia ante la catástrofe social que representaría el cierre definitivo del ingenio San Isidro es uno de los rasgos sobresalientes de la maniobra llevada a cabo por el grupo multinacional peruano. “Es insólito que no quieran vender, no quieran arrendar y no quieran que otros empresarios inviertan y reactiven esta empresa que tiene todos los atributos necesarios como para generar no solamente una reapertura sino además un crecimiento de su producción y capacidad de exportación”, señaló Cuenca.