AMMAR firmó convenios con las secretarías de Seguridad y de Derechos Humanos

AMMAR firmó convenios con las secretarías de Seguridad y de Derechos Humanos

ammarPor primera vez en la Argentina una organización de trabajadoras sexuales firma un convenio de articulación con dichas instituciones, con la plena convicción política de seguir avanzando por el respeto total de los Derechos Humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual.

Después de un largo recorrido de más de 16 años de lucha y organización, la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR-CTA) Córdoba logra el reconocimiento como sujetas políticas que buscan el respeto de sus derechos.

Desde la Asociación plantean avanzar con la capacitación a fuerzas de seguridad para que puedan conocer y respetar los Derechos Humanos de las mujeres, como así también la capacitación de las compañeras para que todas estén informadas sobre la derogación del Artículo 45 del nuevo código de convivencia, por lo cual la policía no tiene que llevar presas a las compañeras, una lucha histórica de la organización de base de las mujeres trabajadoras sexuales.

Sabemos que la organización colectiva es nuestra herramienta ante los abusos policiales y los atropellos, pero destacamos el gran avance en firmar este convenio institucional, que marca un hecho histórico y un reconocimiento como actoras políticas.

En la reunión participaron referentes de distintas zonas de trabajo, la comisión directiva de AMMAR Córdoba y los funcionarios del Gobierno provincial, Diego Hak, Secretario de Seguridad y Participación Ciudadana y Raúl Sánchez, Secretario de DD.HH.

Buscamos también desde la misma organización implementar herramientas de visibilización de las distintas situaciones en las calles, pretendemos lograr un mapeo en profundidad de la situación de las mujeres, para seguir en la lucha contra la clandestinidad y contra la criminalización del trabajo sexual en la provincia.

Sabemos que nos queda un largo camino por recorrer pero estamos convencidas que no daremos un paso atrás, porque el trabajo sexual no es delito; porque el trabajo sexual no es igual a la trata de personas; porque somos mujeres con derechos y por eso seguimos luchando, nos organizamos para dejar de estar presas en calabozos inhumanos humilladas y violentadas. Después de mucho tiempo podemos decir que la única lucha que se pierde es la que se abandona, hoy AMMAR Córdoba da cuenta que solo las propias trabajadoras sexuales podemos cambiar nuestra realidad cuando está cargada de discriminación y violencia, es por eso que siempre repetimos que nuestro primer logro es tener voz propia.

Fuente: www.ammar-cordoba.org