106º Conferencia de OIT: Ataque de los Empleadores al trabajo decente y dura réplica de la CTA-A

El combate se dio en la Comisión de Migración Laboral donde luego de varios días de negociación, en el documento de las conclusiones finales, los empleadores pusieron corchete (lo que significa que no acuerdan con esos puntos) en los párrafos donde se le reconocía a los trabajadores migrantes la libertad sindical, el dialogo social en los acuerdos bilaterales de los gobiernos y el principio de igualdad.

Ante esto el representante de la CTA-A, Daniel Jorajuria, reaccionó con una dura replica que ocasionó una nueva negociación. Jorajuria sostuvo: “Ya hemos dicho en esta sala que un trabajador migrantes es un trabajador y punto, en cualquier parte del mundo que se encuentre tiene los mismos derechos que cualquier trabajador. Jamás podríamos aceptar un doble estándar de derechos entre trabajadores”.

Asimismo sostuvo que “los Empleadores están cuestionando derechos y principios fundamentales y al propio Trabajo Decente para los migrantes. Yo recuerdo acá que la Libertad Sindical, además de ser uno de los pilares de esta casa, un derecho esencial, también es un derecho instrumental, es decir, es para tener derechos y por lo tanto si se les niega este derecho se niegan todos los demás”

“Segundo, habíamos sostenidos que los acuerdos bilaterales entre gobiernos debían incluir el dialogo social con los actores sociales, en caso contrario no tenemos garantías para sus derechos”, remarcó Jorajuría.

Por otra parte afirmó que también se cuestiona la igualdad de derechos con los nativos: “Los tres cuestionamientos implican una ruptura con los principios y derechos fundamentales acordados tripartitamente en esta casa, y es un acto de discriminación. No vamos aceptar ningún doble estándar de derechos entre trabajadores migrantes y no migrantes, esto implicaría un ataque directo al Trabajo Decente, pilar fundamental de esta organización”.

“Señora presidenta, imaginemos lo que sucedería si esto se acepta: los empleadores tomarían para trabajar sólo migrantes con menores costos y los nativos tendrían que migrar para conseguir trabajo. Un verdadero absurdo”, afirmó.

En este sentido dijo que “por todas estas razones estos puntos son innegociables señora Presidenta”, finalizo el representante de la CTA-A, quien fue apoyado por los delegados de Uruguay, México, Cánada y la propia Presidenta del grupo trabajador de los Países Bajos.

En el cuarto intermedio el representante de la CTA-A juntos a los delegados de México y Uruguay se reunieron con los representantes de los gobiernos de estos países, logrando el compromiso que en el caso de no haber acuerdo y llegarse a una votación apoyarían esta posición expuesta por el representante de la CTA- Autónoma.

Las conclusiones finales se sabrán al finalizar la Conferencia Internacional del Trabajo.