Giuliani: “No hay fractura en la CTA, hay diferencias de estrategias para enfrentar el ajuste”

pipon-giuliani-explica“No hay fractura entre los dirigentes de la CTA Autónoma, hay diferencias de estrategias de cómo se enfrenta al modelo de Macri”, dijo Juan Carlos Giuliani, Secretario de Relaciones Institucionales de la Central, en comunicación con Lv16. Afirmó que la mayoría de la conducción de la CTA-A se mudó a una nueva sede en la Capital Federal “para salir del empantanamiento que significa una orgánica que no funciona, y seguir accionando en la calle con viejos y nuevos aliados para enfrentar a este gobierno que representa el revanchismo patronal”.

Juan Carlos “Pipón” Giuliani señaló que “en el marco del reagrupamiento del movimiento popular y, por ende, del movimiento obrero, existe un fuerte debate, donde no hay que eludir la crítica y autocrítica para abrir espacio a la participación multisectorial en este nuevo tiempo político, donde nadie puede decir que tenga la receta para resolver los problemas y todo está en discusión”.

Y precisó: “Hablamos de debatir acerca de cómo enfrentar esta etapa signada por el ajuste, la precarización, el saqueo y la entrega de un gobierno de los grupos concentrados de poder que, no está de más decirlo, por primera vez llegan a administrar el Estado argentino por el voto popular. La discusión pasa por definir dónde, cómo y con quién elegimos transitar esta etapa para fortalecer el punto de acumulación de nuestra propia fuerza y estar en condiciones de disputar el liderazgo de la resistencia al Macrismo, pero también aportar al sindicalismo que viene en la construcción de poder popular”.

En ese sentido, acotó que”una clara mayoría de la Comisión Ejecutiva Nacional de la CTA y de los secretarios generales de las provincias “no compartimos la estrategia de subordinarnos detrás de lo que deciden otras centrales sindicales, delegando nuestro propio poder de construcción en terceros. Esa corriente, que encabeza el secretario General Pablo Micheli, no representa el pensamiento de la inmensa mayoría de la conducción”, indicó.

Y agregó: “Nosotros creemos que en el contexto de la unidad de acción, y más allá de los tiempos que se tomen otras centrales sindicales para adoptar una medida de fuerza, no podemos estar pendientes de lo que vayan a decidir otros agrupamientos, y por eso nuestra CTA ha protagonizado en 2016 junto a ATE y otras organizaciones de base de la Central y movimientos sociales como la CCC, CTEP y Barrios de Pie, siete jornadas nacionales de lucha para enfrentar los despidos, la inflación, la pobreza y la criminalización de la protesta social”.

Para Giuliani, es una muestra de debilidad “hacer campañas mediáticas pidiendo un Paro General y cuando la CGT no les da ’bolilla’ acusar a sus dirigentes de traidores. Mire, a mi me enseñaron que cuando usted acusa de traidor a otro no hay retorno, después no puede andar sacándose fotos con ese mismo dirigente”.

“La CGT, salvo excepciones como en la etapa de la Resistencia Peronista, de Ubaldini, o del MTA de Hugo Moyano en los ’90, donde compartimos la resistencia al menemismo, generalmente ha funcionado como un factor de negociación que garantiza al sistema la gobernabilidad y la ’paz social’. No es ningún descubrimiento. Por eso mismo hace un cuarto de siglo nos fuimos de la CGT para fundar la CTA. El error es pensar que se los puede agitar desde los medios de comunicación”, subrayó.

Giuliani aseveró: “Además, no se le puede pedir a otro que haga lo que uno no está en condiciones de hacer. Usted no le puede reclamar un paro a la CGT y, mientras tanto, conformarse con emitir comunicados o dar conferencias de prensa. Nosotros nunca dejamos la calle porque creemos que hay que hacer lo que se debe hacer. Si es con las otras centrales sindicales mejor, y sino, resolviendo por nosotros mismos la mejor línea de acción en defensa de los trabajadores”.

Y prosiguió: “Eso corre también para Hugo Yasky, de la CTA de los Trabajadores, que después de fracturar la Central apoyado por el Gobierno anterior y ’carnerear’ los cinco paros nacionales que hicimos en unidad de acción con la CGT con el argumento de que eran ’funcionales a la derecha’, ahora se dice ’combativo’ y pretende dar cátedra de lucha. El problema es que nadie le cree. Por eso alienta un acuerdo superestructural de unidad con nuestra Central para disimular el desprestigio que tiene entre los trabajadores por su falta de autonomía y doble discurso”.

“Le voy a contar una anécdota. Estando preso durante la dictadura en la cárcel de Sierra Chica, un día, de recreo en el patio, Osvaldo ’El Viejo’ Cambiasso, un respetado y querido dirigente Montonero -que después fuera asesinado junto a Eduardo ’Carlón’ Pereyra Rossi por el ex comisario Luis Patti-, me dijo: ’Mirá, la condición esencial de un burócrata queda al descubierto cuando te pide a vos que hagas lo que él no está dispuesto a hacer’. Más claro échele agua”, finalizó “Pipón” Giuliani.

Fuente: www.lv16.com.ar