La CTA participó de la jornada continental por el retiro de las tropas de la MINUSTAH de Haití

130601haiti-no-minustahEl sábado 1° de junio se realizó, en Puerto Príncipe, Haití; la jornada continental por el retiro de las tropas de la MINUSTAH en ese país, de la cual participó la CTA. En representación de nuestra Central estuvieron presentes Pablo Micheli, secretario General, y Fernando “Nando” Acosta, secretario de Interior. A la vez se hicieron presentes delegaciones de todo el mundo, entre ellos: Suzawwe Rossnsa, Labateha Salim (Argelia); Jacques Paris (Francia); Neili Hester (Estados Unidos); Juliana Cardoso, Julio Turra (CUT); Bárbara Corrales y Katia Silva (Brasil); Louis (México) y Vilier Jean Marc.

Hace exactamente nueve años, el 1ro de junio de 2004, las tropas militares de la MINUSTAH, la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, invadían ese país hermano bajo el pretexto de una supuesta “estabilización” que nunca llegó. Todo lo contrario.

En lugar de mejorar la situación generada por el golpe de Estado de 2004, la MINUSTAH aumentó los niveles de violencia para un pueblo despojado de todos sus derechos, conteniendo la opresión de un sistema basado en el trabajo semi-esclavo, el desempleo del 70% de la población económicamente activa y salarios infrahumanos.

En vez de promover la paz, las tropas de la ONU cometen violaciones sistemáticas a los derechos humanos esenciales de la población e importaron el cólera, enfermedad que hasta ahora ha dejado más de 8.000 muertos y enfermado a más de 600.000 personas. Expresamos nuestra especial indignación frente a la actitud de la ONU que ha preferido evocar la inmunidad de sus tropas a fin de rehusar cualquier indemnización a las familias de las víctimas directas y la reparación de los inmensos daños causados al país.

Por donde se lo mire, es inconcebible seguir sosteniendo que la MINUSTAH – militares y policías que provienen en gran medida de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Paraguay, Perú, Uruguay- deben permanecer en Haití. En 2011, el Senado haitiano votó por unanimidad el retiro de las tropas de la MINUSTAH para el año 2012. Los ministros de Defensa de los países de la UNASUR señalaron la necesidad de reducir la presencia de sus tropas y establecer un plan de retiro en junio de 2012, aunque este compromiso ha quedado solo en palabras. Las organizaciones haitianas han realizado innumerables manifestaciones masivas contra la presencia de la MINUSTAH, incluyendo funerales simbólicos en Petite Riviére de l’Artibonite y Puerto Príncipe en octubre 2011. Acciones judiciales están en curso contra la ONU por la intromisión del cólera y un conjunto de asociaciones llamado Kolektifòganizasyon pou dedomajeviktimkolerayo trabaja sin descanso al respecto para hacer justicia.

La MINUSTAH lamentablemente ha fracasado con respecto a los objetivos establecidos por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. O mejor dicho, el único objetivo que cumplió fue el de ocupar militarmente ese país al servicio de intereses que no son los del hermano pueblo haitiano. Su presencia responde a una política que priva el pueblo haitiano de su ciudadanía, sus servicios públicos, su tierra, sus bienes naturales. Está además claro que la MINUSTAH no podría mantenerse, sin el apoyo militar y diplomático de Canadá, Estados Unidos y Francia, siempre al servicio de sus corporaciones y los acuerdos de libre comercio e inversión que las favorecen. Por eso, el Senado haitiano también votó contra la entrada de dos multinacionales mineras de EE.UU. y Canadá que hoy están saqueando ricos yacimientos de oro, cobre y plata en Haití “la pobre”, bajo la protección de la MINUSTAH.

  • Haití no debe ser más el laboratorio de la economía y la “seguridad” neoliberal, políticas que han hecho además de la deuda, un arma adicional contra los pueblos como vivimos en toda nuestra América, el Sur global y ahora también en Europa.
  • Haití no necesita tropas militares, ni de la MINUSTAH ni de ningún otro país.
  • Haití necesita el reconocimiento de su dignidad, su potencial y derecho a la autodeterminación, como todo pueblo.
  • Necesita que le saquen de encima las manos y las botas que lo dominan. Necesita médicos, sanitaristas, educadores, ingenieros, técnicos, todos ellos al servicio de la reconstrucción que el pueblo haitiano reclama, un pueblo históricamente diezmado, pero que conserva la dignidad de ser el primer país libre y antiesclavista de Nuestra América.

Por todo esto, este 1ro de junio convocamos a movilizarnos para reclamar:

  • El retiro inmediato de la MINUSTAH y de todas las tropas militares extranjeros de territorio haitiano;
  • el fin de la ocupación económica y del saqueo, incluyendo la supresión de los acuerdos de libre comercio;
  • el reconocimiento de los crímenes cometidos por la MINUSTAH, incluyendo la introducción del cólera, la sanción a los responsables y la indemnización de las víctimas;
  • la restitución y reparación de la deuda histórica, financiera, social y ecológica que se le debe al pueblo de Haití;
  • una verdadera política de cooperación internacional que respete los derechos, la soberanía y la autodeterminación del pueblo haitiano.

Haití no necesita soldados: Declaracion del Alba de los Movimientos Sociales

“Haití no necesita soldados. La militarización vivida a partir del 1 de junio del 2004, cuando las tropas de la llamada Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización del país, (MINUSTAH), invadieron el territorio ha significado un retroceso para la soberanía del pueblo. Movimientos y organizaciones haitianas se han unido a lo largo de estos años para exigir el retiro de estas fuerzas. Hoy también la solidaridad continental es contundente.

A raíz del terremoto del 12 de enero del 2010, otros acontecimientos dejaron ver la sin razón de esta presencia extranjera en las calles de Haití. Más violencia. Criminalización. La contaminación por cólera del pueblo, que trajo consigo la muerte de alrededor de 8 000 personas. Como se sabe, diversos países de la región, algunos de los cuales llevan adelante proyectos de beneficio popular y la defensa de su autodeterminación en foros y mecanismos de integración, mantienen sin embargo el respaldo al proceso militarista en Haití. Por ello, este primero de junio, en una amplia jornada, se unieron al pueblo haitiano las demandas de que salgan los cascos azules de la nación caribeña. Acciones en Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y en el propio Puerto Príncipe tuvieron esos propósitos de denuncia.

La Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA, a la que se integran movimientos sociales de las Américas, y acoge varias de las iniciativas de redes y campañas a favor de la solidaridad surgidas en la región, expresa un enérgico rechazo a la presencia militar en Haití, y exige que se reabran las discusiones sobre este tema en los espacios de integración continental. Como se ha reiterado desde distintos lugares del área, hay un impasse ante la posición del Senado haitiano que se pronunció en pleno por el retiro de las tropas en el 2011. Unasur también anunció la paulatina salida del territorio caribeño, pero todavía no se han logrado pasos más radicales.

Haití necesita una solidaridad activa y concreta, que contribuya a su avance político, económico y social y a la organización de su pueblo. El clima violento que se agudiza con estas fuerzas extranjeras va en detrimento de los históricos sueños de liberación. Por ello, seguiremos levantando nuestras voces, y generando acciones basadas en los principios de hermandad y cooperación como la creación de la Brigada Dessalines. Sabemos que además debemos a haitianos y haitianas los primeros aires de independencia que soplaron por la región”, concluye la declaración de Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA.

Carta al Ministerio de Defensa argentino por el retiro de la MINUSTAH

El día viernes 31 de mayo se entregó una carta al Ministerio de Defensa argentino por el retiro de la MINUSTAH de la que participaron CTA Capital y la secretaría de Relaciones Internacionales de CTA Nacional.

Asi como también estuvieron presentes, entre otros, en una entrevista en la Cancillería Argentina, el día lunes 3 de junio, exigiendo el retiro de las tropas argentinas de Haití.